“La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”

Nelson Mandela

Educar con ilusión es un proyecto que nace para enfrentarse a las necesidades educativas actuales, en un paradigma ambiguo donde es imprescindible tomar conciencia, responsabilidad y estar motivado/a para enfrentarnos a los retos diarios en la educación. En general, a día de hoy es imprescindible encontrar estrategias, habilidades y fortalezas para adaptarnos a la nueva educación desde nuestros valores y realidades.
¿Te apetece que cambiemos la educación entre todos/as?

Quienes somos

Silvia Iglesias

Fundadora del proyecto

Nuestro objetivo con este proyecto es crear conciencia, responsabilidad y motivación a la Comunidad educativa, ofrecer formación adaptada a la realidad actual, estrategias y puntos clave para mejorar su día a día. Es una comunidad imprescindible en el crecimiento del mundo, con falta de brillo por la presión social, las leyes educativas y las nuevas necesidades de los niños/as.

Silvia Iglesias: Fundadora del proyecto. Maestra de educación Infantil, especialista en Coaching, inteligencia emocional y PNL, “ingeniería emocional “ de Arancha Merino y certificada como inner coach, formada directamente por Tim Gallwey.
Un proyecto en colaboración con D´Arte Coaching y Formación Artesanal S.L. como nexo de unión con Tim Gallwey, investigando a través de laboratorios “inner game” la aplicación del método a familias, alumnos y maestros en la consecución de objetivos ligados a la educación para obtener unos resultados óptimos y coherentes con la realidad y los valores de cada uno/a.
Forma parte de la fundación Educando en la Creatividad, tomando forma en el C.C. Bilingüe Educrea El Mirador

Servicios

Actividades para familias

Seminarios y talleres, coaching individual y grupal para que las familias encuentren estrategias alineadas con sus valores, generando autoconocimiento y conexión con sus hijos, utilizando la inteligencia emocional como base del proceso.

Actividades para adolescentes

Seminarios y talleres, coaching individual y grupal para trabajar la autoestima, el autoconocimiento y la gestión emocional creando conciencia, responsabilidad y opciones hacia lo que realmente quieren.

Actividades para maestros

Seminarios y talleres, coaching individual y de equipos para favorecer la comunicación, gestión del tiempo, aprender a detectar el potencial y talento en el aula, gestionar emociones y solucionar conflictos de manera sencilla y eficaz.

Contacto


Solicita información
Si estás interesad@ en alguna actividad de nuestro proyecto
rellena el formulario y en breve nos pondremos en contacto contigo.
Email
info@educarconilusion.com

Publicaciones

La inteligencia emocional en los más pequeños

La inteligencia emocional en los más pequeños

Publicado por Silvia Iglesias

Una de las definiciones de inteligencia es la capacidad para solucionar problemas adaptándose a las circunstancias, si añadimos el plano emocional, se puede decir que ser emocionalmente inteligente consiste en mantener una relación armónica entre las emociones desagradables, facilitando el paso a las emociones agradables o de poder para adaptarnos de manera óptima a las situaciones diarias.
Evidentemente es una tarea bastante complicada de conseguir, pero si poco a poco vamos trabajándola con nuestros hijos/as desde el momento de su nacimiento, lograremos que sean capaces de regular su estado de ánimo a la hora de enfrentarse a distintas situaciones habituales en la vida.

Durante los primeros años los más pequeños se comunican a través de expresiones emocionales para cubrir sus necesidades básicas inicialmente y sus deseos a partir de los 12-18 meses aproximadamente. La manera en que nosotros manejemos sus llamadas de atención les enseñará a ellos la forma de comportarse en un futuro. Voy a exponer un ejemplo práctico: el niño llora al entrar en la escuela porque le hemos quitado un juguete que trae de casa. Si se lo devolvemos, el niño aprende que tiene que llorar para conseguir lo que quiere. Sin embargo, si le explicamos tranquilamente con voz dulce y cariñosa “cariño, vamos a dejar el juguete en la mochila, cuando salgamos podrás jugar con él, ahora vamos a estar con los amigos y los cositas del cole” le damos un beso y un abrazo. Probablemente siga llorando, pero si repetimos la situación cada mañana, en días sucesivos aprenderá a ir controlando la frustración y experimentará que lo que le decimos se cumple al pie de la letra, llegará un día en el que el propio niño guardará el juguete antes de entrar y sonreirá a su madre.

La función reguladora de las emociones está supeditada a factores socioafectivos de aprobación-desaprobación en función de los comportamientos socialmente establecidos. Estas valoraciones se interiorizan durante el desarrollo a través de la transmisión e interpretación de los referentes sociales, ya que son los adultos quienes muestran al niño cómo y cuándo comportarse de una forma determinada. Las situaciones en las que los adultos fomentan que los niños experimenten de una forma temprana emociones favorece la capacidad de autorregulación ante situaciones conflictivas.

La capacidad de autorregulación está muy relaciona con la capacidad para establecer vínculos. Los niños capaces de regular la activación emocional desagradable en las interacciones sociales establecen con más frecuencia interacciones positivas mostrando niveles más bajos de agresión, envidia, mayor capacidad para retrasar la satisfacción y tolerar la frustración, así como mayores comportamientos psicosociales. Por ello, es importante prestar atención a las reacciones que en el día a día tenemos ante situaciones cotidianas, puesto que así, indirectamente estamos enseñando a nuestros hijos/as a manejar emociones y sobretodo debemos enseñarles a identificarlas para que en un futuro puedan llegar a regularlas de manera inteligente para poder así tener relaciones sociales sanas.